Breves


Inicio
Semana Santa. Domingo de Ramos. 2020

foto

Este año 2020 llegamos a la Semana Santa y nos disponemos a vivirla en cuarentena por la pandemia del Covid 19. Lo hacemos de rodillas y descalzos ante el misterio de Cristo que se nos desvela en la persona de Jesús, y, en estos días, a través de los últimos acontecimientos de su vida. En conexión con la vida de nuestro pueblo y de la humanidad entera.

Estamos invitados a escuchar y acoger la voz de Dios que nos dice desde el Apocalipsis: “mira que estoy a la puerta y llamo; si alguien oye mi voz y abre, entraré y cenaremos juntos”.  Comida, cena, memorial, en casa, en familia, personalmente, a través de la Televisión, meditamos  y sentimos el paso de Jesús, su espíritu de vida.

Ese año más que nunca, hemos vivido la cuaresma del vivir diario, en casa, ayunando de muchas cosas, de presencias, de encuentros comunitarios, pero también descubriendo el valor de la familia, de los padres y madres, hijos y amigos, vecinos, ancianos, la comida, la salud… aunque lo estemos viviendo a distancia….

Que desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, pasando por el Jueves Santo, el Viernes Santo y la Vigilia Pascual del Sábado por la noche, recorra por  nuestras venas, por el corazón y la mente, la vida del amor de Dios y de los hermanos, que en Jesús de Nazaret se nos ha dado a raudales.

                              ¡Que vivamos estos días vinculados por el amor y la fe que nos une!

5 de Abril. Domingo de Ramos

Un saludo fraterno.

Después de una Cuaresma teñida de sufrimiento y que continúa en este estado de alarma por la pandemia del Coronavirus, nos encontramos en este Domingo de Ramos, recordando y celebrando, este año más en la intimidad, la llegada y la entrada de Jesús en Jerusalén, donde después de un juicio tramposo hecho por las autoridades religiosas, será crucificado por el poder político.

La liturgia de este domingo, con la procesión de los ramos, recordando la entrada de Jesús en Jerusalén montado en un borrico y aclamado por la gente con palmas y ramos de olivo, la lectura del Pasión, este año la de San Mateo, y la celebración de la Eucaristía, nos ayudan a entender por qué muere Jesús, crucificado y a vivir la experiencia de la Resurrección.

En el Evangelio de la pasión de San Mateo, descubrimos que la muerte de Jesús fue consecuencia directa de un rechazo frontal de su idea de Dios, por parte de los jefes religiosos. Tanto los jefes religiosos como Jesús, estaban empeñados en cumplir la voluntad de Dios. Las autoridades la buscaban en la Ley. Jesús la descubrió dentro de la persona humana. Este descubrimiento le llevó a relativizar y a criticar la Ley y el Templo, y por eso mismo, el poder que domina y esclaviza. Y esto fue demasiado para las autoridades.

Jesús no podía ceder sin ser infiel a todo lo que había vivido y a su experiencia filial de Dios. Por eso, aunque su muerte física será a causa de los intereses de los poderes de este mundo, es también consecuencia de una vida identificada con Dios y con el servicio a los demás. Los poderes no soportan que haya personas que no se sometan a sus intereses, y esto, además de una injusticia, frena el progreso de la humanidad, una humanidad que quiere vivir en paz, en igualdad, en justicia, en libertad. ¿No nos dicen y decimos que el poder es servicio? Pues que lo sea, pero al servicio de las personas, de quienes más sufren, de todos.

Este Coronavirus lo venceremos, seguro, aun a costa de mucho sufrimiento, pero el verdadero Coronavirus que tenemos que vencer y superar, es el virus del dinero y el poder que nos dominan y esclavizan. Para Jesús, el ser humano era lo primero. El ser humano necesitado.  Nos engañamos si decimos que amamos a Dios y no amamos al prójimo, a nuestro hermano.

Oración

Señor, no es verdad que Tú quisieras la muerte de tu Hijo en la cruz. Como no es verdad que quieras el sufrimiento de los hombres y mujeres. Jesús, para nosotros  que creemos en él y para todo el mundo, nos manifiesta tu rostro materno y paterno. Hoy, en la entrada de Jesús en Jerusalén, descubrimos la fuerza y la debilidad del amor. Jesús nos amó como hay que amar, con humildad con alegría. Y en la pasión y muerte, nos amó como hay que mar, con entrega radical, dando la vida. Te damos gracias, Señor, por la fe que da sentido a la vida, y nos ayuda a vivir como hijas e hijos tuyos, llamados a ser hermanos.

 

 
Viernes de Cuaresma. 2020

foto

En este tiempo de Cuaresma os invitamos a participar de la Oración Comunitaria de los viernes, que ya no se puede celebrar reuniéndonos en la Parroquia. Se han incluido las guías de la oración del primer viernes y del segundo. También las del tercero, cuarto y quinto viernes, así como la del sexto encuentro.

Para colaborar entre todos y prevenir la expansión del coronavirus, nuestra Parroquia ha redactado, el día 13 de marzo, el siguiente AVISO URGENTE, siguiendo las indicaciones dadas por los responsables de Sanidad y por el Arzobispado.

Muchas gracias a todos  por vuestra comprensión, responsabilidad y generosidad en estos momentos tan especiales.

 

                                                                                            

 
Tiempo de Cuaresma. 2020

foto

 En conexión y vinculados

Un saludo fraterno a todas las personas que seguís abriendo esta ventana pequeña de la página Web parroquial. De manera especial a quienes lo estáis pasando mal por la enfermedad, el Coronavirus o por cualquier otro motivo que os hace sufrir.

Yo encuentro  luz y fuerza en el Evangelio de cada día y me anima compartir con vosotros estas reflexiones sobre el Evangelio y la vida actual.

Ha comenzado el mes de abril y continuamos unidos en estas reflexiones diarias sobre el Evangelio. Se incluyen los comentarios de los días 1, 2, 3 y 4 de abril, junto con los de los días 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30 y 31 de marzo.

Mucho ánimo y ya queda un día menos.   

Javier Vidaurreta

 

 
<< Inicio < Previo 1 2 3 4 5 6 Siguiente > Fin >>

Resultados 1 - 4 de 24
© 2020 Parroquia San Esteban y San Pablo